Cultura Otomi:
Tradición y arte de una civilización legendaria

Cuando se habla de cultura otomí se está haciendo referencia a un pueblo indígena que se asentó en el centro de México en territorios muy dispares. Se trata de una civilización que sigue existiendo en la actualidad, aunque ahora se encuentran principalmente en la parte norte de Guanajuato, el sureste de Tlaxcala y la zona oriental de Michoacán. Ellos mismos no se denominan otomíes, sino que esta palabra proviene del náhuatl, cuyo significado se ha traducido como “el que camina con flechas”.

Si te interesa la cultura nahualt, en esta web puedes conocer todos sus detalles.

Los orígenes de los otomís

Entre las muchas poblaciones que se asentaron antaño en estas zonas, los otomíes han sido una de las más influyentes a pesar de que se tienen pocos datos sobre ellos. Se cree que fueron de los pobladores más antiguos de la nueva era y se situaron en la meseta central. Las primeras poblaciones se asentaron en las zonas del norte de Toluca, Xillotepec, Tula, Teotlaplán, Metztitlán y Acolhuacán.

Su origen está relacionado con los olmecas que habitaron en Nonoalco y con los popolocas, que se asentaron en los Penome Choco. Fue a partir del siglo VII cuando aumenta su población, entre otras cosas porque comienzan a asentarse en regiones de mayor extensión y crean grandes ciudades como las que se encuentran en el Valle de Tula. Ya en el siglo VIII llegan al Altiplano y fue cuando tuvieron su máximo apogeo. En el siglo XIV pierden parte de su hegemonía y comienza su declive, llegando a estar sometidos hasta el siglo XVI.

Imágenes diseños Otomi

Costumbres de los otomíes

Los otomíes es una civilización que sigue existiendo, aunque su población no es demasiado abundante en comparación con otras culturas de la época. En cualquier caso, muchas de las costumbres de antaño se siguen viendo entre sus individuos.

Tradiciones de la cultura otomí

  • Los otomíes se organizaban en poblados.
  • Su régimen político era una república, pero con autoridades y señores que ostentaban el poder.
  • A menudo celebraban la ceremonia del Moshte que está relacionada con las cosechas.
  • Era común que se festejara el día de los muertos.
  • El trueque era su principal moneda de cambio.
  • La música era muy importante, sobre todo el Chimarecú, que se combinaba con un baile en las ceremonias matrimoniales.

Su forma de vida

  • Su alimentación era variada, siendo el principal producto el maíz. También comían vegetales como la calabaza, el frijol o el garbanzo. Frecuentemente utilizaban hierbas como la manzanilla y la carne solo se comía en pequeñas cantidades y normalmente en fiestas.
  • Sus casas se construían con madera, adobe y tejamanil. Contaban con una habitación, cocina, patio, un pequeño huerto y el granero.
  • Eran seminómadas

Lengua otomí

La familia lingüística otomangueana es una de las más antiguas que hay en Mesoamérica y a la que pertenece la lengua otomí. Esta idioma está muy relacionado con la lengua mazahua, que se habla principalmente en la parte noroeste de México. Aunque es su base, a partir del siglo VIII el otomí se constituyó como un dialecto propio que se fue desarrollando en la era cristiana.

Actualmente, la lengua otomí es el resultado de un gran número de hablas de los pueblos que se asentaron en las regiones de Mesoamérica en aquella época. No se sabe con exactitud cuántas lenguas forman parte del idioma otomí, aunque los expertos calculan que el número se encuentra alrededor de las 100. De ahí que se trate de un idioma bastante complejo.

Vestimenta otomí

En la época prehispánica los otomíes fabricaban sus prendas utilizando agave o hilo de maguey, así como el algodón y las fibras de palma silvestre. Siendo los colores predominantes el pardo o café y el blanco. Cuando llegaron los españoles, comenzaron a utilizar la lana, sobre todo en las regiones más frías.

La vestimenta tradicional para las mujeres es una manta blanca con bordados, aunque también se pueden ver prendas de colores como el azul, negro o morada a rayas. Suelen utilizar trenzas que recogen con cintas o cordones de lana.  Los hombres utilizan camisa, que se coloca debajo del sarape y los pantalones o calzón los sujetan con un ceñidor. Además, añaden a la vestimenta un sombrero de alas anchas y copa cónica.

Características cultura otomi

Características de la cultura otomí

Hay diferentes campos en los que ha destacado la cultura otomí, siendo sus características principales las que se citan a continuación:

Lengua culturas

Lengua

Los otomíes tienen su lengua propia desde hace muchos años que ha evolucionado muy poco, por lo que en la actualidad casi se puede decir que es un idioma intacto. Se considera una lengua mexicana indígena en la que destacan cuatro dialectos principales. Más de 200.000 personas la hablan hoy en día.

Arte culturas

Arte

Dentro del ámbito artístico la música y la danza adquieren un papel protagonista, sobre todo cuando se trata de festejar algo con motivo religioso. También están muy ligadas a ceremonias familiares.

Religión católica en los otomíes

Religión

Está muy presente en la vida cotidiana, siendo uno de los pilares básicos de esta cultura. Existen muchas ceremonias religiosas y, aunque en un principio se las dedicaban a varios dioses, actualmente todas ellas tienen un marcado carácter católico.

Dinero-economia-cultura

Economía

Tanto los antiguos otomíes como los actuales han sustentado su economía en la agricultura. Las principales aportaciones económicas son el cultivo del maíz y la cría de ganado, sobre todo de ovejas, cerdos y vacas.

Cerámica culturas

Artesanía

Otra de las actividades económicas importantes. La gran mayoría de la población otomí se dedica a la artesanía, produciendo todo tipo de utensilios útiles para la vida cotidiana que les sirven para desarrollar sus redes comerciales.

Aportaciones de la cultura otomí a la sociedad

La cultura otomí ha dejado huella en la sociedad y a día de hoy se pueden destacar múltiples aportaciones importantes. Entre ellas hay que hablar del calendario de fiestas, la mayoría de origen religioso, donde los santuarios se vuelven los principales protagonistas de culto. También es fundamental destacar la gran elaboración de textiles, siendo la lana y el algodón los productos más utilizados. Además, los otomíes añadieron los adornos y figuras a las prendas, para darle un toque más estético.

Las cestas es otra de las aportaciones otomí, que se elaboran con materiales 100% naturales, duraderos y resistentes, como la vara de sauce. A los otomíes se les debe la invención del chapopote, un derivado del petróleo, que se utiliza para fabricar vasijas, macetas o cazuelas. También desarrollaron la metalistería, es decir, el uso de metales para la fabricación de artículos, siendo los más utilizados el cobre, la plata y el hierro. Las familias como unidad básica dentro de una comunidad es una idea otomí, al igual que la importancia de la figura del padrino. Finalmente no hay que olvidar las aportaciones en el campo de la medicina, aprovechando las características de las plantas naturales que han servido para enfrentarse a todo tipo de enfermedades a lo largo de las épocas.

La civilizaciones otomí pertenece al grupo de las civilizaciones mesomaericanas, entre las que también destacan otros pueblos. Por ejemplo, el pueblo maya, el azteca, del que puedes tener más información, el chichimeco, del que puedes leer más, o el puperepecha, del que puedes visitar esta página. También puedes conocer la historia de la civilización teotihuacana en este enlace, la tolteca en este artículo o la zapoteca en https://culturas.online/zapoteca/.

Vídeo sobre la cultura otomí: